Arlo_Parks_2_London_Chris_Almeida_1290_8
NOVIEMBRE 16, 2020 // ANA INIESTA

Arlo Parks

Reprimir, ocultar y enmascarar emociones es algo que ya ha quedado atrás. Las nuevas generaciones han entendido la importancia de permitirse sentir, de reconocerse como seres sensibles e identificar sus sentimientos con el fin de comprenderse. La vulnerabilidad les ha permitido conectar con el arte de forma íntima y al mismo tiempo, encontrar inspiración.

En Hammersmith, Londres, Anaïs Oluwatoyin Estelle Marinho, mejor conocida como Arlo Parks, forma parte de estos jóvenes que han sido marcados por la ansiedad y un dejo de tristeza, pero que son capaces de asimilar la confusión. Con tan sólo 20 años, Parks enmarca historias en melodías con personajes que resultan familiares y que tienen vivencias que parecen cercanas. Su voz magnética y vaporosa te atrapa en un bucle de fragilidad y honestidad en donde se vislumbra su manera de ver la vida.

Con una fusión de R&B, soul, pop y rock, la londinense mitad nigeriana, un cuarto francesa y uno más chadiana, entona letras de su propia autoría. Arlo creció viendo a su padre tocar jazz, escuchando música emo y teniendo enamoramientos por alguna chica de su clase. Estas experiencias son sus referencias al momento de escribir y componer, junto con lo íntimo de su trabajo es lo que la ha catapultado al éxito con una carrera tan incipiente.