Brockhampton

"Ginger"

Ana Karina Iniesta
Redactora

16.Octubre.2019

Tras un largo año de ausencia donde el eco de la controversia aún se escuchaba y la ruptura interna era inminente, la agrupación del hip hop Brockhampton ha vuelto lista para mostrarnos sus aristas y facetas más oscuras.

Con el lanzamiento de su quinto material discográfico “Ginger”, la boy band pone fin a la complicada época que envolvió a “Iridescence” y se dispone a resurgir con canciones idóneas para transmitir lúgubres emociones y mostrar al mundo su manera de lidiar con las mismas.

“No halo” abre este LP con fuerza y crudeza. El beat se sobrepone a los acordes de una guitarra mientras la soledad y depresión se materializan en los versos. El uso de sustancias y consumo de alcohol como refugio, la interrogante ‘¿quién soy?’ y las relaciones fallidas son algunos de los escenarios que abordan los raperos. Este sencillo va sobre aquellas circunstancias que te llevan al límite, ponen a prueba tu capacidad de seguir adelante y te obligan a ser resiliente.

Siguiendo con el sad mood, “Sugar” nos hace añorar la compañía y el afecto. Este segundo track presenta ésa clase de vacío que golpea, se instala, arrasa con todo y sin importar lo mucho que se busque una distracción, nada ayuda a mitigar el dolor.

Por su parte, “Boy bye”, es la única canción con la participación de todos los miembros del grupo en donde se toca un popurrí de temas que van desde la inestabilidad emocional y las duras experiencias que marcan hasta el éxito que han obtenido a lo largo de su carrera.

Inmediatamente, con los vocales del inglés Slowthai, “Heaven belongs to you” viene de la mano con “If you pray right”. Ambos con un sample de “Break da Law ‘95”, Three 6 Mafia e influencia de Nina Simone donde nos enfrentamos a referencias religiosas.

En la obra de “St. Percy” nos dan un ritmo grave con intermitentes ‘Hey’, en el que los estadounidenses nos llevan atrás en el tiempo hasta sus tiempos de juventud. Esa misma nostalgia la vemos de nuevo en “Love me for life” y “I been born again”. En ésta última, el nombre tiene una razón de ser, pues es la primera composición del colectivo desde su descanso.

“Dearly departed” ofrece una melodía que empata con el dolor, la desolación y la pérdida. La letra narra el impacto que tuvo la salida de Ameer Vann en el resto del crew al tiempo que refleja también el duelo y frustración que conlleva el fin de un ser querido; la forma en la que uno queda hecho retazos y debe aprender a reconstruirse después de golpes de ese calibre.

En la pieza “Ginger” hallamos un trago amargo, ésa la esencia del álbum. Con un vibe que remite al pop de los años 2000, se muestra la importancia de la empatía y comprensión para nuestros seres cercanos, el darles espacio y tiempo de recuperación para luchar y superar sus propios obstáculos.

“Big boy” cuenta el esfuerzo que supone el intentar ser lo que los demás esperan y, finalmente, “Victor Roberts” es el debut de un nuevo integrante quien responde al mismo nombre y rapea sobre una situación familiar ardua y turbulenta.

Brockhampton destila vulnerabilidad en este material que nos empapa y conmueve. “Ginger” contiene el sonido de la desesperanza. Doce historias distintas con sentimientos opuestos, pero a la vez similares que se entrelazan y dan como resultado esta maraña sonora nebulosa y triste que, con todo pesar, también se puede gozar y disfrutar.

Noah SleeI DS

Wet Baes I Cosmovidencias 02

2014® by Trick or Treat Music México. Aviso de Privacidad                                                                    Sponsored By: Vino Mexicano Lola+Carmen