kd-0014.jpg
NOVIEMBRE 20, 2020 // MERCEDES MARTÍNEZ

Kerala Dust "Light, West".

El extenso viaje girando por el mundo de Kerala Dust se tradujo en un nuevo material en donde el trío en vivo liderado por Edmund Kenny se lanza de forma ambiciosa y libera su nuevo álbum "Ligth, West " el cual es una rica muestra de ritmos diseñados para ser el soundtrack de una película prometedora, en donde esta pieza maestra te llevará a relacionarte profundamente con los paisajes de la fusión del techno, el disco, el funk y hasta enriquecedoras estructuras de bolero.

Así que aprovechamos para platicar con Edmund Kenny y que nos contara un poco del proyecto, de su rutina, su botana favorita y obvio de su nuevo material. Aquí vamos:

Regresemos un poco en el tiempo, cuéntanos un poco de ti y de cómo empezaste a interesarte por la música.

 

Pues soy Ed y nací en Londres, en los 90s. Mi mamá trabaja en el mundo del arte, así que fue con ella y sus amigos que entré al mundo de la música. Desde muy chico recuerdo haber quedado atrapado por estos mundos que estaban siendo creados por sonidos; todas estas historias abstractas que estaban siendo contadas. Pero fue hasta mi adolescencia que nació un interés por hacer y escribir música como una manera de expresarme. Empecé a experimentar escribiendo canciones y me fui clavando, cada vez más y más; en el último año de prepa faltaba dos veces a la semana a clases, sólo para quedarme en casa y grabar música. ¡Me metí en problemas con los profesores pero creo que tomé la decisión correcta!

¿Cómo nació Kerala Dust?, ¿de dónde salió el nombre de la banda?
 

En 2013 pasé tres meses en la India, trabajando para una organización benéfica en la frontera con Nepal. Uno de los doctores trabajando ahí era de Kerala, y me platicó de su hogar. ¡Simplemente amé el sonido del lugar; esas tres sílabas y las imágenes que invocaron en mi cabeza! Cuando llegó el momento de ponerle nombre a la música que estaba haciendo, como un año después, quise que fuera el nombre de un lugar al que le pudiera escribir. Kerala Dust era ese lugar, una suerte de planeta abstracto y en el que habito siempre compongo música. 

 

¿Te consideras una persona madrugadora o un ave nocturna?, ¿qué sueles desayunar?

Definitivamente soy noctámbulo. A veces intento ser productivo en las mañanas pero es algo que no dura mucho... Amo trabajar de noche, especialmente cuando hago música; me siento como si le estuviera susurrando secretos a una ciudad que duerme. 

Usualmente desayuno a eso del mediodía; dos rebanadas de pan integral con aguacate, tres huevos revueltos y una cucharadita de tahini para acompañar. Y tres expresos.   

 

¿Cómo es vivir en Berlín?

Increíble. Es una ciudad pero hay espacio: espacio para moverte, respirar y pensar. Y lo puedes sentir en las personas que viven aquí y hacen cosas. Creo que muchas de las grandes ciudades ya no brindan espacio ni tiempo a las personas creativas para que desarrollen sus ideas; especialmente porque las rentas son tan caras que te la vives trabajando para pagar una renta excesiva, en lugar de despertarte tarde, tomar café y escuchar discos; que es lo que deberías hacer si realmente quieres hacer cosas interesantes. Berlín es bastante accesible y te permite ese espacio. La única otra ciudad en la que me podría imaginar viviendo actualmente es la Ciudad de México. 

 

¿Cómo se siente parar un rato y quedarte en casa durante la pandemia, luego de haber estado de gira los últimos tres años? 

 

No ha estado mal, sabes. La cuestión financiera ha estado un poco complicada este año porque la mayoría de nuestros ingresos sale de las tocadas y conciertos. No he podido comprar equipo nuevo ni instrumentos este año pero fuera de eso todo bien, ha sido muy interesante. He tenido tiempo de verme a mí mismo, leer más libros y pensar en música que no esté relacionada con tocar en vivo. Creo que musicalmente hablando, ha sido algo muy bueno no poder poner pie en un club nocturno desde hace nueve meses... descubrí que estoy haciendo música que está libre de esas limitaciones. 

 

¿Cuál es tu remix favorito de “Closer”?

Tendría que irme por el de mi querido amigo Jakob, el brillante O/Y. ¡Es un crack de los sintetizadores!

¿Para tí cómo cambia Light, West respecto a Nevada y Maria?

 

Pensando en conceptos, en combinaciones de beats y ritmos, en cómo eres hoy en día versus hace unos años...

Mayormente, en el mundo de sonidos que intento crear. Creo que mi música se ha desarrollado hacia un sonido con más impulso, mucho más urgente por decirlo de algún modo. Las historias que busco contar a través de las letras son distintas. Pero nunca comparo canciones viejas con las nuevas, no miro demasiado atrás. De hecho ya estoy trabajando en el siguiente álbum, ¡ahí está mi cabeza ahorita! De cierta forma, todas estas canciones sólo son parte de un largo y continuo proceso de hacer música. No podría haber un Light, West sin un María, ya que ambos fueron cosas muy importantes para mí, como músico y tuve la necesidad de expresarlas.  

 

¿Podrías contarnos un poco de tus influencias e inspiración para este álbum? ¿Qué fue primero la música o las historias contadas en las letras? 

Varía según la canción. A veces una canción está basada en la idea de un riff, como en el caso de “Night Bell”,  en la que mi amigo Henry Watts tocó el riff y a partir de ahí armé las letras y una suerte de historia abstracta que compaginaban con ese groove.  En el caso de “Phoebe”, ya tenía la letra escrita como una pequeña historia y tocó componer la música después. 

Con cualquier canción, una vez que tienes una cosa, como la letra o un riff, toca descubrir la lógica interna basada en lo que ya tienes, pues eso te da una cierta dirección. ¡Se trata de abrir tus oídos y subconsciente lo suficiente como para escuchar los elementos que ya tienes y ver en qué dirección te mandan!  

¿Cambió el proceso de trabajo en el disco con la llegada de la pandemia? 

Ya casi había terminado de grabar cuando llegó la pandemia, sólo faltaba hacer la mezcla. En ese sentido, como que llegó en un buen momento; pues Aaron Ahrends (el ingeniero de sonido) y yo nos sentamos en su estudio con tiempo de sobre y terminamos todo en mayo del 2020.  

El primer track de Light, West, ‘Night Bell (Arizona)’, se siente como una base de blues con una mezcla de kraut y se vuelve un loop que te hace querer pararte y bailar, una gran manera de abrir su nuevo material. ¿Cómo fue trabajar con Natascha Vavrina y los bailarines para materializar el concepto de video que tenías en mente?

¡Gracias! Trabajar con artistas de otros medios siempre es un gran reto. Manoela, la coreógrafa, y yo ya habíamos trabajado juntos en un video para Maria, y este fue una continuación de esa colaboración, sólo que ahora en un escenario más abstracto. La neta no puede explicar la sensación de ver a estos humanos inmaculados (bailarines de ballet) moverse al ritmo de la pieza que escribí, es algo fuera de este mundo. Es como si hubieran tomado la esencia de lo que trataba de decir y la transportaron a otro medio (la danza contemporánea); interpretando mi música con sus cuerpos.

En “Amsterdam” se siente un ritmo latino en la base de la canción. ¿Cómo fue incorporar estos ritmos a tu estilo?

Sí, es una suerte de groove latino medio torcido. Lo hice de manera muy intuitiva; primero saque los acordes y le puse ese groove encima sin pensarlo demasiado. Luego distorsioné los tambores de manera drástica. Se terminó sintiendo como un circo surrealista, con un trapecista que tiene mal de amor; está enamorado pero no puede dejar de avanzar. 

¿Podrías contarnos un poco de tu serie de eventos ‘I Never Talk to Mirrors’ y su relación con el sexto track de tu álbum, que lleva el mismo nombre?  

La principal idea de ‘I Never Talk to Mirrors’ es que a algunas personas no les gusta meditar en ellas mismas. Tanto así que lo evitan de manera consciente, y puedes ver a estas personas esforzándose tanto en evitar la introspección que quizás les hace falta para no seguir atrapados en lo que sea que no los deja avanzar. Ese escapismo es por lo general, el tema central de mi trabajo. El poema dentro de la sexta canción es una extensión de eso.

Nuestra serie de eventos comenzó el año pasado en Berlín, con un lineup fantástico que incluía a Jimi Jules, O/Y y a RSS Disco. ‘I Never Talk to Mirrors’ parecía el nombre correcto para un evento en un lugar al que mucha gente va a escapar del trabajo de la semana, de sus problemas, de lo que sea. El concepto giraba en torno a buena música de la mano de la instalación de una iluminación interesante en el venue; la idea era hacer de la noche, una experiencia completa para los que nos visitaban. En Berlín no puedes tomar fotos dentro de los clubes, entonces la idea era que esta experiencia sólo se quedara registrada en la memoria de los visitantes. ¡Algo muy inusual hoy en día!

¿Cómo fue trabajar con Anne Farcette?

¡Genial! Ella es amiga de Billy Caso, un buen amigo mío que nos presentó. Yo buscaba a alguien con una voz  y acento interesantes para leer un poema que escribí, ¡Y funcionó increíble con Anne! 

Tu último track, “Phoebe” tiene textura de balada y una reminiscencia al estilo country de fondo. ¿Cuál es la historia detrás de la canción y por qué decidiste cerrar con ésta? 

“Phoebe” está basada en un relato corto que escribí el año pasado. En esa historia suena una canción en la radio, que se convirtió en este track. Me encantó la idea de escribir una canción que fuera una balada que suena en la radio de una historia. Me permitió adentrarme en mis emociones desde una perspectiva distinta, y así escribir la balada desde otro punto de vista. Una balada como ésta me pareció la manera perfecta de cerrar un álbum tan intenso; como una suerte de recuerdo nostálgico de emociones, caminando en la arena con tu ser amado. 

 

¿Qué podemos esperar del concierto vía Live Stream que está planeado para el 4 de diciembre? 

Fuimos al desierto de Tabernas, España, en septiembre; ahí se filmaron todos los western de Sergio Leone, Lawrence de Arabia y muchas películas más. Con nosotros vinieron dos actores y ahí grabamos un concierto en vivo de todo el álbum, así como una película abstracta con los actores. Estamos terminando de editar en estos momentos. Los pasajes del desierto son hermosos y nos echamos un trip; todos enloquecimos un poco durante la grabación, en un buen sentido, y se nos ocurrieron unas imágenes increíbles. ¡Me muero por compartirlo con todos!

 

Flashround

-Color favorito: azul

-Una bebida: una cerveza fría, servida en un vaso coqueto

-Si fueras una droga/medicamento, qué serías: ibuprofeno 

-Tu serie favorita: Los Sopranos

-Un libro: Los detectives salvajes  de Roberto Bolaño 

-Una banda de los 80s: Talking Heads (son más bien de finales de los 70s pero aun así)

-Una canción: “Dum Maro Dum” - Ahsha Bhosle & Chorus

-Lo último que comiste: Tan Tan Men Ramen casero 

-La mejor forma de escuchar música: vinyl

-Tu botana favorita: cacahuates sin sal 


Espero que hayan disfrutado la entrevista tanto como yo. Ojalá pronto vuelva Kerala Dust a México y podamos bailar y gozar Light, West en vivo. Mientras escúchenlo y cuéntenos qué les parece.

ARTÍCULOS RELACIONADOS -->  ARTÍCULOS RELACIONADOS -->  ARTÍCULOS RELACIONADOS -->  ARTÍCULOS RELACIONADOS -->  ARTÍCULOS RELACIONADOS -->

img-9732.jpg

NOTICIAS

TORT LOGO BLANCO CUADRADO-03.png

Classixx está de regreso junto a Local Natives...

verzache.jpg

ESCÚCHALO

TORT LOGO BLANCO CUADRADO-03.png

Verzache "Calling".

000533620013_12A_edited.png

NOTICIAS

TORT LOGO BLANCO CUADRADO-03.png

L'Impératrice lanzó nuevo remix por Lazywax...

PAHUA - VAYAYÓ_RESEÑA SEO WIX WEB.jpg

ESCÚCHALO

Pahua "Vayayó".

TORT LOGO BLANCO CUADRADO-03.png