Tennis

"Swimmer"

Sandra Rodríguez

Redactora

03.Marzo.2020

Sumergidos en el mar ensoñador de Tennis. Y en su quinto álbum Swimmer, un ejemplo de cómo sobrevivir a una década de dream pop

 

Tennis es ese dúo que llegó en el verano de 2010 con una melodiosa “South Carolina”. Su look y sonido pop que te transportaba inmediatamente al pop del años 50 te hace pensar que Tennis, en realidad, es una de esas bandas perfectas que sólo hubieran podido surgir de un filme romántico, adolescente y ochentero. También, podría existir la teoría de que el dúo se conforma por viajeros en el tiempo que se quedaron en esta época para embellecer su entorno con melodías pop heart. No obstante, su verdadero origen proviene del mar.

 

Su más reciente producción, así como "Yours Conditional" y el EP "We Can Die Happy", se lanzó desde su sello discográfico, Mutually Detrimental. Un hecho que les permitió explorar y crear libremente todos los sonidos posibles. Por primera vez, el matrimonio se arriesgó a tocar más instrumentos, además de su guitarra, piano y batería. Para los arreglos en los instrumentos de cuerda contaron la participación del músico Josh Zubot. Y en la mezcla de sonido el trabajo de Claudius Mittendorfer ayudó a enfatizar el lenguaje de cada instrumento y así generar la energía necesaria en algunos de los temas más poderosos. En la parte vocal, Alaina se enfrentó a retos que la llevaron a una posición vulnerable, generando en su voz un instrumento más pop y emocional. Y en cuanto a las letras, Moore desarrolló una lírica más compleja a partir de fuertes experiencias personales: muertes, dudas existenciales y relaciones tóxicas.

"Swimmer" ofrece una experiencia musical más diversa, en comparación con las otras producciones de Tennis, pero no queda exento de contener temas sosos. Como es el caso de “Echoes”, una canción que impacta por plasmar el momento en el que Alaina Moore es hospitalizada a la mitad de una gira, pero musicalmente sólo queda en una balada más. Por otra parte, el valor de este disco cae en canciones que, muy probablemente, se convertirán entre las mejores piezas que han creado Moore y Riley. Como es el caso de “I’ll Haunt You”, el último tema que se escribió del álbum e incluso se trató de cambiar el ritmo de la canción porque creían que no necesitaban una balada más, afortunadamente cambiaron de opinión al escuchar el resultado final. La misma melodía fue una sorpresa para ellos y se convirtió en un hipnotizador inicio. En el que se captura el sonido tan seductor y sofisticado de Tennis. 

 

Inmediatamente le sigue “Need Your Love”, el primer sencillo. Unos loops de batería y progresiones de acordes de piano fueron suficientes para que surgiera una de las canciones más poderosas de esta producción. Cruda y asertiva, así es descrita esta pieza por el dúo. La melodía y la letra se crearon de manera casi espontánea como si la misma canción hubiera exigido lo que ella necesitaba. En el video de este sencillo se aprecia a una Alaina cantando con enojo, la ira que la misma cantante admite haber descargado entre cambios de tiempo bruscos que reflejaban el torbellino emocional por el que pasaba tras dejar ir relaciones tóxicas. Logrando de estos casi cuatro minutos una pieza musical que soporta las emociones más intensas y los caprichos musicales de sus autores.

 

“How To Forgive” es la pieza más pop del álbum. Incluso Alaina confiesa que su objetivo era lograr los tonos de voz de la Madonna que conquistaba con “Like a Vorgin”. Su obsesión por lograr agudos altos la llevaron a sufrir como nunca la composición de una canción. Es curioso saber que de un proceso tan sufrido haya surgido la canción más dulce y soñadora del disco. Bajo el mismo tono y sin dejar de lado esta dulzura continua el segundo sencillo “Runner” una composición que destaca por los épicos synths y los riffs que surgen de la guitarra de Riley. 

En el sexto tema se desarrolla el climax del tema homónimo de "Swimmer". Esta canción merece una mención especial, no sólo por contener la composición musical más compleja del disco, sino por ser la síntesis de la década de Tennis. La letra contempla el momento en el que Patrick lanza las cenizas de su padre al mar. En una tarde perfecta de verano. La yuxtaposición entre la vida y la muerte, una reflexión latente durante el periodo más oscuro en la vida del dúo. Los siguientes temas, como “Tender as a Tomb”, tratan de alegrar y aligerar el ritmo del álbum, pero sin lograr la conclusión que merecía esta producción. A pesar de que el último tema,”Matrimony II”, continuación de una canción incluida en el "Yours Conditionally", retrata la esencia de Tennis: la evolución emocional de un matrimonio durante diez años entre pianos y guitarras.

 

Lo bello de Swimmer es la nostalgia y la crudeza que logran capturar durante el álbum. El dolor, el enojo, la reflexión y el duelo que acompañaron a Alaina Moore y Patrick Riley durante un periodo de vulnerabilidad quedan retratados en la madurez musical que han trabajado durante más de una década en el dream pop. Un significativo e introspectivo trabajo para una de las pocas bandas indies sobrevivientes del 2010. Es evidente, que los viajes por el Mar Cortés no terminarán. El mar seguirá siendo su mejor aliado y más discos en mid-fi tones continuarán emergiendo de ahí.

Amber Mark I Generous

Full Crate I Im Trying

2014® by Trick or Treat Music México. Aviso de Privacidad                                                                    Sponsored By: Vino Mexicano Lola+Carmen