SabastiAn

"Thirst"

Omar Badillo
Redactor

10.enero.2020

Es muy interesante como el género electrónico tiene sus formas de actuar, de expresarse y de seguir evolucionando. Ya no es solo una mezcla análoga de sonidos y samples que permite a artistas y músicos conectar con audiencias amantes de lo impredecible que se mueven al ritmo de luces que no dejan de prender y apagar; ahora también es un statement, un grito de guerra. Esto, creo que solo hubiera sido logrado de la mano de SebastiAn.

 

Tras 8 años de espera, el DJ y productor francés SebastiAn ha regresado del letargo con Thirst un álbum seductivo y atrapante con una colección de tracks siniestros que combinan sintetizadores oscuros, violentos junto con una acción vocal limitada (a veces hasta susurros) provocando sentimientos desgarradores y primitivos.

 

Entre sonidos disonantes e intermedios donde se puede escuchar instrumentación orquestal, Thirst llega a platicarnos de las emociones más vívidas y peligrosas que sentimos en los momentos de euforia en nuestra vida. La violencia, el descenso a la locura, la entrega a perderse en uno mismo; todo desde la comodidad de sintetizadores y ritmos electrizantes pero constantes con muy pocos espacios para descansar entre track y track. Pero esta obra maestra tiene puntos destacables que siguen esta línea artística de descubrimiento emocional y descenso espiritual y hoy hablaremos de ellos.

Comenzando con la primera canción del álbum, “Thirst”, cuyo video musical dirigido por Gaspar Noé explica en qué tipo de viaje auditivo estámos a punto de entrar. 

 

Constantes beats sofocados por un ambiente de club explican la pequeña atmósfera del track que con un retumbante sintetizador es destruida en su totalidad, dejándonos inseguros ante las posibilidades y mostrando una violencia humana, real y desordenada, seguido de suaves armonías en eco que regresan la vida al beat principal, solamente para ser destruida de nuevo ante el mismo sintetizador. Un track que cautiva y da rienda suelta ante la extraña atmósfera del álbum. 

 

Otra de las canciones que destacan en el asombroso trabajo de SebastiAn es “Movement”, que empieza con un coro de voces femeninas cantando al unísono ante un filtro robótico que contrasta con sonidos extraños que nunca paran de moverse. Una mezcla entre House y Electro Pop con elementos experimentales, sonidos binaurales y momentos acalorados incesantes llenos de distorsión.

 

Seguimos con “Better Now”, el sencillo que antecedió al álbum. Quizá la canción que definitivamente cambió la perspectiva completa del trabajo de SebastiAn como productor y DJ, mostrando una faceta mucho más completa de composición exquisita. Le acompaña Mayer Hawthorne en las voces. haciendo de la canción un hermoso viaje auditivo lleno de momentos tranquilos y un aura angelical. Un respiro merecido de la excesiva furia con la que abría Thirst.

Luego tenemos “Beograd”, un himno al lifestyle eufórico que el French House crea con su esencia europea y su extravagante forma de ser. Una combinación increíble de líneas de bajo que resaltan entre brillosos sintetizadores, samples orquestales y una necesidad de ir subiendo la intensidad a cada momento. Uno de los tracks más bailables pero sobre todo, divertidos del álbum. Es notable la aventura de SebastiAn al regresar, con este tipo de tracks, a sus raíces. 

 

Finalmente, tenemos “Run For Me” que cuenta con la participación de Gallant en las voces. Un canción mucho más romántica, con momentos de tranquilidad y una producción mucho más orientada a una combinación entre el Electro Pop y el R&B. Es la voz de Gallant la que destaca entre todo, ya que no solamente sirve para contar la soñadora historia que se esconde en el track, sino que igual funciona como instrumento con autotune. Es una de las canciones más poderosas del álbum. 


SebastiAn ha creado uno de los álbumes que definen por completo una era de música y  emociones en solo 1 hora y 17 canciones. Es increíble el mensaje que el productor francés logra colocar sin expresar directamente una sola palabra, pero más interesante es el efecto que logra tener al escucha. Un sentimiento atrapante desde el primer track del álbum hasta su final. Sin duda, “Thirst” pasará a convertirse en uno de los álbumes favoritos del género, y uno del que se puede seguir estudiando, aprendiendo.

Little Boots I Lesson

Claire Laffut ft. Yseult I Nudes

2014® by Trick or Treat Music México. Aviso de Privacidad                                                                    Sponsored By: Vino Mexicano Lola+Carmen